Camí Vell de Sarrià, 23 2º 2ª ,
Barcelona 08029

Teléfono: 933176542
Whatsapp: 654853876

Escultura budista. El arte de la Iluminación.

La paradoja del arte budista es que utiliza la forma humana para representar algo que no tiene forma. Una escultura del Buda no es un retrato de una persona, sino una invitación a entrar en el estado de conciencia superior que el Buda (un término que significa en sánscrito "despertado") descubrió y quería compartir con todas los seres humanos. Durante los primeros 500 años de su existencia, hasta alrededor del siglo I dC, el arte budista era puramente simbólico. Formas geométricas y símbolos impersonales tales como ruedas, elementos arquitectónicos, árboles y animales.

t1670hk0477_72xpz_aEn la filosofía budista, la iluminación (Nirvana) no es sólo un estado de conciencia, sino la liberación del sufrimiento inherente en el mundo siempre cambiante (Samsara). Para guiar a las personas hacia esta liberación se da un acto de compasión por parte de Buda.
Con el fin de guiar a la gente a la meta, el arte budista tuvo que humanizarse. Incluso entonces, por supuesto, todavía era simbólico. El arte budista no es un naturalista aunque las caras de la escultura budista pueden ser muy expresivas y características.

Mercado

Buda. India. Siglo VI. Periodo Gupta. MetMuseum

Buda en bronce dorado. India. Siglo VI. Periodo Gupta. MetMuseum.

El mercado del arte presenta todavía oportunidades para adquirir hermosas piezas y de importancia histórica, a precios relativamente asequibles. Debido a la enorme variedad geográfica y cultural del budismo, la variedad de la técnica, en términos de la iconografía, estilo, y materiales (bronce, piedra, madera y otros), es realmente enorme el número de piezas que podemos hallar.

El arte budista comenzó en la India, donde nació la religión en sí misma. Pero no se limitó geográficamente a éste país. Se extendió hacia el sur y el este de Sri Lanka y el sudeste de Asia, donde la forma original del budismo, llamada Theravada, aún florece. Al norte y el este de Nepal, Tíbet, China, Japón y Corea, donde las diversas formas de lo que se llama Mahayana budismo son ahora prevalentes. En Mahayana ("el gran vehículo"), en lugar de ser eternamente separados, Nirvana y Samsara son considerados como uno, en el sentido más profundo, por lo que la evasión del mundo no es necesaria para la iluminación.

Las apariciones y fenómenos de la vida cotidiana pueden ser ocasiones para despertar; uno puede, por decirlo así, escapar del mundo a través del mundo. Para el arte, las consecuencias de esta forma de pensar fueron enormes. Se fortaleció en gran medida el impulso hacia la expresión visual, el deseo de representar verdades budistas a través de imágenes tomadas de la vida en toda su riqueza y variedad. La iconografía budista se hizo más compleja. Y en algunos casos se adoptaron libremente las formas de los dioses y los seres sobrenaturales de otras religiones.

Tíbet

Buda nepalí en bronce dorado.

Buda nepalí en bronce dorado.

En ninguna parte esto sucede de forma más extravagante que en el Tíbet y otras regiones del Himalaya. Un enorme y colorido panteón se desarrolla incorporando elementos de religiones chamánicas nativas.
Mientras que el arte budista puede connotar serenidad para muchos en Occidente (y, ciertamente, muchos chinos, japoneses y tailandeses son figuras de pacífica mirada), gran parte del arte del Himalaya budista es cualquier cosa menos serena. Además de su sonrisa, los diversos Budas se nos aparecen enojados, haciendo muecas , blandiendo arma, etc.. Pero esta vistosa agresividad es en favor de los fieles, a los que defienden contra los demonios que simbolizan las tentaciones y los impulsos más bajos.
La enorme complejidad y exuberancia de la escultura artística de tibetanos y budistas de Nepal la convierten en la favorita entre los coleccionistas. De hecho supone es el más activo en el mercado en este momento. Los precios son relativamente altos, impulsados en particular por los compradores en China. Una escultura budista tibetana, figura de bronce dorado del siglo 18 del quinto Dalai Lama, se vendió por $ 1.510.000 en Sotheby's. Un comprador chino  hizo una oferta a 15 veces su estimación alta.

Gandhara

 

Buda de Gandhara. Piedra tallada.

Buda de Gandhara. Escultura en piedra tallada.

Una de las escuelas más tempranas de la escultura budista es Gandhara, en lo que hoy es Afganistán, comienza en el siglo I dC . Gandhara es una versión anterior del topónimo Kandahar. Con sus prendas drapeadas y  rasgos faciales occidentales, todos estos trabajos en piedra son una reminiscencia de la escultura clásica. Los artistas recibieron la influencia de la cultura helenística a través de las conquistas de Alejandro Magno.
Las expresiones faciales de las esculturas budistas son sutiles y a menudo enigmáticas. Una ligera asimetría en las caras, nos muestra dos aspectos de la naturaleza del Buda, subrayando la humanidad de Buda, ya que los rostros humanos reales, de hecho, también son asimétricos.

En definitiva, el arte budista resulta a la vez agradable y transcendente. Es por eso que la escultura budista tiene una increíble calidad intangible de transmisión de la paz y la armonía.

Escultura budista | Artpironti Antigüedades y Arte en Barcelona

No hay comentarios.

Agregar comentario